• I, too, dated a cuñao


    Mi único problema con Hinds, o con las Hinds (creo que es así como debemos llamarlas), es que no me gusta su música. Considero que desafinan y que tocan mal sus instrumentos, me aburren sus letras y melodías y no compro la moto de que todo sea intencional. Supongo que carezco de la cultura suficiente como para apreciarlas; igual el garage no es lo mío y punto. Aparte de eso, entiendo el... [...]

  • Sufjan & Chan


    Me topé hace poco con un texto llamado ‘Thirteen Sufjan Stevens outfits ranked in ascending order of how badly I want him to fist me in them’ (sin duda alguna, el mejor titular de la historia). Pensé entonces en aquel concierto en el que Sufjan repitió we’re all gonna die las veces necesarias para que todos los presentes entendiéramos lo que quería decir. Fue en el circo Price, un... [...]

  • S******O


    Empecé Periodismo el año que Erika Ortiz se quitó la vida. Los profesores nos informaron entonces de la forma correcta de trasladar ese tipo de noticias. La palabra suicidio, por ejemplo, queda vedada (silenciada, prohibida, desterrada, negada, inhibida, proscrita) para no propiciar el contagio. Al parecer, sucesos así convierten la fantasía recurrente en un hecho plausible, realizable, e... [...]

  • Mi acompañante


    No es ningún secreto que hace poco superé el último de mis episodios depresivos (el más intenso hasta ahora, aunque no el más largo). Después de leer ‘El Demonio de la Depresión’, de Andrew Solomon, me sobrevino un deseo agudo de describir con detenimiento mi cotidianeidad durante los meses grises, pero no lo haré en este post. Lo que haré en este post será hablar sobre un personaje... [...]

  • Grey


    Vi ‘Manchester by the Sea’ en la sesión de tarde de mi cine de siempre, un día antes de la entrega de los Oscar. La película me encantó. Como sabía poco del escándalo en el que está metido Casey Affleck, disfruté de su actuación sin demasiados reparos. De hecho, me pareció brillante, así que a una parte de mí no le disgustó que se llevara el premio la noche siguiente. Tampoco me... [...]

  • Sin título


    Me contaron hace poco algo de ti que no sabía y me sentí excluida de un resquicio de tu intimidad. Ahora vives en una calle cuyo nombre desconozco. Por mucho que extienda el brazo, ya no puedo tocarte. El día después de mi cumpleaños soñé que estábamos en tu vieja casa y que te perseguía por un sinfín de pasillos estrechos. Oía tu voz, a lo lejos; notaba tu huída, tu mirada fija... [...]

  • El Desencanto


    Sometida como siempre he estado a esa ignorancia supina de la que internet me obliga a ser consciente, en 2013 no sabía nada de Felicidad Blanc ni de su peculiar familia. Por entonces, lo único que había oído yo de los Panero era una referencia a Michi, el hermano pequeño, en aquella canción de Nacho Vegas que a mis amigas y a mí nos divertía tararear. Bien es cierto que ser inculta tiene... [...]

  • Sobre orcas y magnolias


    «Son las tres de la madrugada de una noche de las malas y me pregunto cómo es posible que a su lado no pareciera lo que soy. Recuerdo que me lancé a nosotros sin pensarlo, ignorando la lista infinita de amenazas que durante tantos años me había inmovilizado. Quizá detectara a un nivel físico, muscular, casi epidérmico, que no había nada que temer. Me contó que le encantaban las... [...]

  • Cosas


    Hace ya unos días, Anikaviro subió a Tuiter una captura de pantalla que mostraba cómo un conductor de MyTaxy proponía tomar un café a una de sus clientas. Los usuarios de la app sabréis que tanto el taxista como el cliente tienen acceso a los teléfonos del otro desde el instante en que se establece la conexión virtual. No son pocas las ocasiones en las que yo he sido llamada por uno de... [...]

  • Ámsterdam, París, Madrid


    Los atentados de París me pillaron en un coffee shop de Ámsterdam y no me enteré de nada hasta entrar en contacto con el wifi del hotel. Leí los titulares en un estado lamentable, como podéis imaginar, y sólo me di cuenta de la magnitud de los acontecimientos cuando, tumbada en la cama horas después, me vino a la cabeza ‘El mundo de ayer’, de Stefan Zweig, y la insoportable certeza de... [...]

  • Aftermath


    Llevo un tiempo intentando empezar un texto cuyo hilo conductor aún no tengo claro. Ayer mismo barajaba la posibilidad de basarlo en la nostalgia. Recostada sobre el ventanal de mi cuarto, examinaba mi creciente apatía ante los acontecimientos de las últimas semanas. Si bien hace tres años me hubiese inquietado prever un futuro similar al que he acabado protagonizando, anoche observaba el... [...]

  • La chica de pelo azul


    Es probable que me cruzara a diversas chicas de pelo azul antes que a ella, pero fue ella la primera que llamó mi atención. Todas las que vi después (y vi a muchas, pues ciertas calles de Madrid se inundaron de melenas turquesas durante un momento) se me antojaron repeticiones fraudulentas de la adolescente que, ante mis ojos, precedió al resto del mundo. Me encaminaba al ropero de un... [...]

  • El silencio estructural


    Simone de Beauvoir ya explicó en detalle lo que supone para la mujer crecer como alteridad y llama la atención que, sesenta y cinco años después de la publicación de 'El segundo sexo', sus palabras sean tan necesarias como lo fueron entonces. Quizás eso ilustre, precisamente, lo que implica nacer en el bando perdedor: tener que repetir tu mensaje para que éste sea escuchado y luchar para... [...]

  • For dummies: primera parte


    Hace una semana la policía encontraba en las inmediaciones de una feria malagueña a una mujer llorando. Tras mantener una conversación, la susodicha aseguraba haber sido violada por cinco jóvenes que fueron rápidamente detenidos. El alcalde de la ciudad relativizaba el hecho supuestamente acaecido, aduciendo que «estos sucesos ocurren en nuestro país con más frecuencia de la que... [...]

  • El mejor imbécil


    Si no es fácil hablar del tonto al que pretendo describir es porque adopta numerosas formas. Lo primero que diré es que está condenado a desempeñar un papel cruel: posee la inteligencia justa, pero no la suficiente. Lo segundo que haré es admitir que despliega con bastante acierto su grandilocuente mediocridad. Nuestro protagonista cuenta con herramientas sofisticadas y dedica un... [...]

  • Las locas del coño


    La edición digital de GQ publicaba no hace mucho un artículo sobre esas mujeres a las que todo Internet llama “locas del coño”. Aunque lo único impactante del texto es que alguien lo considerara digno de aparecer en la revista, la naturaleza de las numerosas reacciones que provocó sí resultó reveladora y —a título personal— necesaria para cristalizar la frustración que el tema... [...]

  • And everything in between


    Lo que más me entristeció cuando rompí con alguien por primera vez fue el olvido casi inmediato de su olor. Los días posteriores hice un gran esfuerzo por recuperar lo único que me trasladaba a la cama en la que nos habíamos tocado. No siempre fue inútil, pero la dificultad de la empresa aumentó hasta convertirse en un intento desesperado y ridículo de reconstruir algo a partir de la... [...]