List

Mi único problema con Hinds, o con las Hinds (creo que es así como debemos llamarlas), es que no me gusta su música. Considero que desafinan y que tocan mal sus instrumentos, me aburren sus letras y melodías y no compro la moto de que todo sea intencional. Supongo que carezco de la cultura suficiente como para apreciarlas; igual el garage no es lo mío y punto. Aparte de eso, entiendo el appeal: su estética mola, su estilo de vida también. Son colegas, beben mucha cerveza, van por el mundo en furgoneta, parecen ducharse poco (esto es un halago, dado que hablamos de una banda de rock de las de verdad) y han conseguido en un corto espacio de tiempo lo que miles de bandas (formadas, en su mayoría, por tíos) no lograrán jamás. Si las seguís de cerca quizá os decepcione su falta, digamos, de CONSISTENCIA IDENTITARIA (ahí me he flipao), pero no es extraño que haya gente que las encuentre guais.

Diseccionémoslas: el grupo está compuesto por Amber, la guiri silenciosa, Ade, la despreocupada nínfula (bellísima, naturalísima, enamoradísima de su Miqui), y Ana Perrote, best friend goals. Luego está Carlotta, vocalista y miembro fundador. Carlotta tiene estilazo y carisma, es sexy y desenfadada, habla con voz impostada y cuenta con las características propias de las animadoras que se saben centro de atención. C. Tangana le pidió matrimonio en un par de versos que han pasado a la historia del romanticismo pop. Carlotta quería ser actriz. Carlotta brilla con una luz especial. ¿Cuál es el conflicto, entonces? Pues que Carlotta sale, nada menos, que con el tonto de Cremades. Cabe la posibilidad de que no conozcáis al tonto de Cremades (el analfabetismo digital tiene sus ventajas). Contribuyo a situaros: se trata de un viner/youtuber/internet-comedian que reproduce fórmulas manidas sobre soportar a novias coñazo y ligar con chicas, incluyendo incursiones estelares en el campo del acoso sexual. Se han cansado de explicarle cómo no cagarla en entrevistas, pero cada vez que concede una se empeña en soltar la mierda de siempre. Juraría que el chaval no es mal tío; lo único que pasa es que no le da. Hordas de adolescentes se descojonan con sus bromas, así que deduzco que poco le importa el resto.

La pareja, a priori, choca. ¿No eran ellas la encarnación de lo indie hipster punk cool underground? ¿Qué hace una con el pavo más cuñao del territorio español? El caso es que están locos el uno por el otro (sus posts en redes lo dejan claro) y no hay polémica que pueda separarlos. Esto no daría lugar a crítica si parte del atractivo de las Hinds no radicara en que su trabajo se ha asociado al movimiento feminista. Sin ir más lejos, hace nada fueron elegidas por el ayuntamiento de Madrid para protagonizar una campaña de concienciación. El dilema surge porque Carlotta también aparece con frecuencia en las producciones de su novio, algunas de naturaleza particularmente nociva. Como no podía ser de otra manera, se señala el pecado cometido: la hipocresía.

Estamos en un momento curioso, de transición. Si bien el feminismo ha entrado en el mainstream con fuerza, las ideas básicas se resisten a extenderse y permear en profundidad. Existe una brecha, ya no sólo generacional sino tecnológica, que imposibilita el entendimiento. Mientras el debate en Tuiter gira en torno a qué tipo de feminismo defender, en Facebook aún se reniega del término. Los medios cuestionan, obligando a posicionarse, y un montón de figuras se descubren en el espacio comprendido entre uno y otro lado. Dos ejemplos ilustrativos: Paula Echevarría y Bebe. La primera se atrevió a sentenciar, frente a mil cámaras de televisión, que ella no es solamente un chocho (tal cual). La segunda se marcó un hit sobre la masturbación femenina tiempo ha. Son, a todos los efectos, feministas. Sin embargo, ambas se distancian de una “etiqueta” que mantiene su connotación negativa. Es bueno que la conversación esté sobre la mesa, claro; no obstante, esto implica cargar a las mujeres con una doble responsabilidad: la de hacer cosas y la de tener —además— un discurso articulado, erigido sobre conceptos que maneja un sector influyente pero no mayoritario.

Las Hinds son chicas que hacen cosas. En concreto, chicas que hacen cosas tradicionalmente reservadas a los chicos. Tal y como ellas han descrito, empezaron a tocar en unas vacaciones, componiendo sus primeros temas casi por casualidad. Sus aspiraciones eran modestas (si es que las tenían) y el éxito ha sido un regalo que no esperaban. Es probable que no supieran qué es el feminismo hasta que las revistas especializadas se dedicaron a analizarlas. Yo elijo pensar que las torpezas de Carlotta son resultado de la ignorancia y la inconsciencia. No me malinterpretéis: a mí también me sorprende que una millennial expuesta a las tendencias, una joven que se mueve en círculos progresistas, alguien a quien los periodistas plantean sin parar la cuestión feminista, se preste a participar en determinados vídeos. Ni siquiera me parece una decisión inteligente de cara a su carrera. Y es que, oye: a lo mejor Carlotta no es inteligente. O a lo mejor Carlotta no ha leído a Beauvoir ni los doscientos hilos de nuestros timelines y está en el mismo punto que nosotras hace cuatro años. Al fin y al cabo, se ha pillado por un palurdo integral y se traga las falacias sobre los límites del humor. Ahora bien: inteligente o no, Carlotta se sube a escenarios precedida por hombres y sucedida por hombres, es observada y juzgada por hombres que la llaman fea e infollable y que valoran su trabajo desde la perspectiva masculina. Carlota se muestra sin miedo, y mostrarse sin miedo —sobre todo en ciertos ámbitos y sobre todo si se es mujer— ya es bastante.

En realidad, lo que me ha impulsado a publicar este post es la crispación que me producen los muchachos que sólo se preocupan por el VERDADERO FEMINISMO cuando toca señalar las incongruencias de las famosas de turno. Repito que una señorita nacida, crecida y educada en patriarcado no puede estar libre de conflicto. Si, encima, esa señorita es heterosexual y se relaciona con señoritos, la disociación entre lo que piensa y lo que siente es insoportable. Yo misma me he vinculado a misóginos después de declararme feminista: de día estudiaba a Millet y Friedan; de noche, a la mirada de esos imbéciles supeditaba mi autoestima. Ahora me avergüenza, pero hay cosas que sólo pueden escucharse y entenderse a posteriori. A veces se necesita un proceso de aprendizaje experiencial, intransferible. La emancipación es un ideal; la coherencia, una aspiración

carlota jorge

29 Responses to “I, too, dated a cuñao”

  1. Pepa

    Simplemente Maravilloso texto

  2. María

    Que pasada Bárbara. Cada una tiene sus tiempos. ¡Gracias!

    • Bárbara Arena

      Gracias a ti, María. Efectivamente, cada una tiene sus tiempos. Un beso.

  3. fellow cuñao

    Son buenos vídeos, Borb.

  4. carlos

    Ya ves lo que produce relativismo + capitalismo + materialismo marxista + emotivismo. Gracias por escribir, pero no te perdono el “en base a”, no es propio de tus textos, aunque no sean poéticos. Entiendo que es por tu mezcla de idiomas en el cerebro.

    Del diccionario panhispánico de dudas: Sí es censurable la locución de sentido equivalente en base a, en la que las preposiciones en y a no están justificadas: «La petición se hizo en base a investigaciones policiales españolas» (País [Esp.] 1.10.87). Podría tratarse de un calco del italiano in base a, única lengua de nuestro entorno en la que se documenta —desde finales del siglo xix— esta locución, ya que en inglés se dice on the basis of y en francés sur la base de.

  5. Samuel

    Una maravilla. La conclusión, sobre todo, el cierre, el ponerte también a ti misma como ejemplo de la hipocresia que señalas. Es más fácil acceder a los corazones ajenos, asi como cruzar sus” muros” de defensa y reacción, cuando se pone uno a sí mismo por delante, cuando se dice “I, too, whatever”. Me parece además muy importante en el momento actual, y tú lo has hecho, indicar que no por ser victimas (o el “bando” oprimido, si prefieres) quedan exentas las mujeres de un proceso de “realization”. La cultura es la misma para todos, todo hemos sido bañados en ella: mujeres, hombres, victimas, verdugos, cuñaos, intelectuales verdaderos, progresistas, conservadores… y todos, en mayor o menor grado, hemos tenido y tendremos por siempre pendiente un continuo ejercicio de introspeccion, analisis, y puesta en practica de los valores y hábitos sociales que perseguimos. La idea de que por ser mujer puede a alguien exigirsele absoluta coherencia respecto al feminismo es simplemente estúpida. Como tu perfectamente has señalado, la coherencia es una aspiración; y es suficiente, y queden los “pecados” exhimidos, si de corazón se aspira a ella y por dentro es cierta la batalla. En fin, que he disfrutado el texto y me ha resultado, además, muy didactico. Soy mejor hombre gracias a él, gracias a ti. Un saludito.

  6. Sara

    Realmente necesitaba esto. Gracias.

  7. belenrue8

    Tía que susto cuando he empezado a leer creía que ibas a criticar la incoherencia de Carlotta y casi me da un ictus, te imaginas, pedirle a un ser humano que actúe siempre tal y como predica (o acorde con lo que acaba de aprender, en su caso). He seguido a las Hinds desde sus principios (las a.m.o) y he visto cómo se movían en busca de la aprobación masculina, esto es real (me dio esa sensación hasta al ver como se comportaban con sus fans hombres/mujeres, quizá esto sea una exageración y quizá es que tan solo se saben manejar mejor con el tío graciosillo que hace bromas con “querer casarse con ellas”, porque como has señalado HAN CRECIDO used to it, siendo ese el símbolo de humor que han aprehendido ), pero da best incoherencia está en la gente que las critica, que seguramente, at some point of their lives, han tenido que pasar por un examen/reconocimiento masculino puesto que en el mundo legitimarse académicamente es basically eso. En muy poco se darán cursos de B1 de feminismo y no sé si con eso se cumplirán todas mis fantasías utópicas o si seguirá siendo un modo de control opresor en busca de ese “””auténtico feminismo”””. Qué rollo todo, Bu.

    • Bárbara Arena

      No, no. Jamás me verás a mí criticar la incoherencia de una feminista. Gracias por leerme. 🙂

  8. Macarena

    Muy bueno el post. Vivimos en un mundo en el que debemos luchar constantemente contra lo que se nos ha inculcado, por lo que es muchas veces inevitable caer en la incoherencia

  9. Idoya

    Magnífico. Mira que no sabía yo nada del tema -aquí una se quita twitter y sale del mundo-, y he tenido hasta que ir buscando los perfiles en instagram mientras leía para poner caras y contrastar perfiles. Muy bueno, cuántos problemas se evitarían si en general hubiera este sentimiento con el que concluías, en pro a la empatía y sororidad. Que en vez de poner piedras parece que nos encanta tirarlas, pues siempre aprovechamos en cuanto se puede.

  10. Juan arena

    Muy buen texto Bubi! Enhorabuena !!

  11. Alice

    Al hilo de esto –y en base a la precisión con la que describes de manera tan exacta cosas que los demás nos pasamos el día intentando medio hilar en nuestra cabeza– me gustaría que un día escribieses o dieses tu opinión acerca de la posibilidad, o no, de amar a alguien con ideales muy diferentes a los de uno mismo. Izquierda-derecha, PP-Podemos, Feminismo-denuncias falsas, Deconstruirse para no ser un racista de mierda-yo no soy racista pero. Etcétera. Me encantaría saber tu opinión y cómo lo analizas.
    Gran texto, Bárbara.

    • Bárbara Arena

      Muchas gracias. Mira: pertenezco a un entorno muy conservador en donde casi nadie opina como yo sobre absolutamente nada, así que estoy obligada a saber relacionarme con gente distinta a mí. Sobre esto diré que hay varios planos que confluyen. Un día escribo un post. 🙂

  12. Tu madre

    Eres la leche👍👍👍👍

  13. Juan

    Muy bueno Babareth

  14. Jorge

    Tendria que releerlo para preguntarte algunas cosas. Pero texto sugerente.

  15. Alberto

    Hola, sin afán de polemizar, solo una cosa…

    ¿Las Hinds, indies? ¿Las autoras del score en castellano de Cars 3 (Disney, eh?), punks underground? Y ella es la frontwoman de la banda… A lo peor Carlotta y el tontoelrrabo de Cremades no son tan diferentes, piensan sólo en verde, y ninguno tiene que disociar nada entre lo que piensa y lo que hace.

    Abrazo.

    • Bárbara Arena

      Todo cierto, pero hablaba más bien de la imagen que nos quisieron vender inicialmente.

  16. Luna

    Interesante reflexión Bárbara… Curiosamente los tiempos de crisis son tiempos mediocres en los que es más fácil seguir la corriente que plantearse y reflexionar sobre quienes somos y hacia donde vamos. La crisis de valores que vivimos en nuestros días es muy peligrosa puesto que la falta de valores causa desorientación y ausencia de un pensamiento analítico.

    En cuanto al intenso, manipulado y mediocre debate sobre el feminismo que existe en la actualidad me recuerda, fíjate, a cómo se ha desvirtuado y manipulado el uso del burka. Me explico, el origen de la tradición de taparse el pelo y parte del rostro con este tipo de prenda es anterior al propio Islam y no está mencionado específicamente en el Corán; se trataba de ropa utilizada por los pueblos del desierto, tanto hombres como mujeres, para protegerse de fuertes vientos. También tenía la función de preservar a las mujeres en los conflictos porque les procuraba protección amparadas por el velo del anonimato. Cómo ha cambiado el cuento desde principios del siglo XX…

    Pues bien, volviendo al tema que nos ocupa… La revolución francesa y demás revoluciones liberal-burguesas plantearon como objetivo central la consecución de la igualdad jurídica y de las libertades y derechos políticos. Pronto surgió la gran contradicción que marcó la lucha del primer feminismo: las libertades, los derechos y la igualdad jurídica que habían sido las grandes conquistas de las revoluciones liberales no afectaron a la mujer. Los “derechos del hombre y del ciudadano” que proclamaba la revolución francesa se referían en exclusiva al “hombre” no al conjunto de los seres humanos.

    A partir de aquel momento, en Europa Occidental y Norteamérica se inició un movimiento, el feminismo histórico (1789-1870), que luchó por la igualdad de la mujer y su liberación. Durante ese período, el principal objetivo del movimiento de las mujeres fue la consecución del derecho al voto.

    “El feminismo ha sido, como movimiento social, una de las manifestaciones históricas más significativas de la lucha emprendida por las mujeres para conseguir sus derechos”.

    Pensamos que en 2017 somos IGUALES en todas partes pero no es así, también parece que en el mundo occidental estamos de vuelta del FEMINISMO, pero no es así. Cada vez que leo términos como ‘feminazi’ y cosas por el estilo me doy cuenta de cómo se ha tergiversado y manipulado el origen y el sentido del feminismo en nuestra maravillosa sociedad del bienestar actual.

    En este caos solo me reconforta encontrar de vez en cuando personas como tú, con un pensamiento crítico, y con textos como el tuyo, con grandes dosis de honestidad y generosidad.

    Chapeau!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *